PRONÓSTICOS DEL TIEMPO A LARGO PLAZO

 

 

 

 

 

 

Predicción de E.N.S.O.s

 

(grandes alteraciones climáticas globales)

 

Alertas meteorológicas

Previsión a largo plazo de situaciones de riesgo sobre la Península Ibérica

 

Vaticinios del Hermano Cándido para 2017

 

Pronósticos para 2017

Por Fray Lamberto

 

Enero y febrero 2017

 

Marzo 2017

 

Abril 2017

 

Mayo 2017

 

Junio 2017

 

Por Sor Inés Varea

 

 

 

 

Volver a la página principal

 

Iniciamos una nueva etapa en nuestros pronósticos del tiempo a largo plazo. La ciencia moderna se ha estrellado contra el muro del caos y de la indeterminación, especialmente en la escala macroscópica. La potencia computacional ha mejorado enormemente las predicciones en los plazos cortos, y aun así ha de jugar continuamente expresándose en términos probabilísticos. Pero lo que le está vedado por completo son los plazos largos. Los pronósticos estacionales actuales son vagos y poco fiables. La utilización de índices como la N.A.O., el E.N.S.O., etc., o las teleconexiones, son igualmente poco útiles a la hora de valorar estaciones, añadas, y más aún, bienios secos, lluviosos, etc., sobre un determinado territorio. Y menos aún de precisar los períodos lluvioso o secos con una cierta aproximación.

Es hora de volver los ojos hacia la Astronomía y valorar el peso influencial del devenir lunar y planetario del Sistema Solar sobre la máquina climática terrestre. Que es lo que la ciencia moderna desechó al evolucionar la Meteorología a sus patrones actuales, sobre todo a partir de la II Guerra Mundial.

Cedemos la elaboración de los pronósticos que iniciamos en 1999 a tres personajes religiosos que, desde sus retiros espirituales, cultivan esa Meteorología Tradicional que busca en los ciclos lunares y planetarios el poder aportar unos pronósticos a largo plazo fiables, muy necesarios para diversos sectores socioeconómicos sensibles a la variabilidad de la atmósfera. Que contemplan una visión del problema de la predicción del tiempo y del clima en la línea del sacerdote italiano Giuseppe Toaldo, del naturalista francés Lamarck, del polifacético Mathieu (de la Drôme), o de los ingleses Stephen Martin Saxby y Walter  Lord Browne. Y en España del catedrático de Meteorología José Garriga, del matemático José Mariano Vallejo, de Francisco León Hermoso (Noherlesoom) o el sacerdote agustino Ángel Rodríguez de Prada.

 

José Luis Pascual Blázquez    10 diciembre 2015       

 

 

Volver a la página principal